Aún quedan plantas anuales que mostrar


Lunes, 6 Abril, 2015
Todavía quedan plantas anuales y hierbas que mostrarles. ¡Hay más de 750 especies silvestres de plantas en Fuerteventura! No se preocupen, no las vamos a poner todas, pero aprovechamos para presentarles algunas más, y hoy hemos elegido a los “moqueguirre”. En lo sucesivo y hasta el otoño que viene, volverán a predominar las plantas cultivadas en nuestra sección.
 
En Canarias se llaman “moqueguirre” a algunas especies anuales del género Senecio. Un curioso nombre que contiene la palabra “guirre”, como se denomina en las islas a este pequeño buitre que en castellano se llama alimoche. El guirre, para el que Fuerteventura es tan importante, porque la última población de Canarias de esta ave carroñera sobrevive en esta isla. Algunas parejas hay también en Lanzarote y los islotes próximos. Hace 20 años el guirre estaba en peligro crítico, con solo poco más de 20 parejas en Fuerteventura. En las demás islas ya está extinguido, y eso que antes era muy común. Tendidos eléctricos, venenos, molestias en los nidos, cazadores desaprensivos... el mundo moderno le causa muchos problemas. 
 
Gracias a una estricta protección, en Fuerteventura se ha recuperado bastante, volviendo a tener más de 50 parejas, aunque no está aún fuera de peligro. Con un poco de suerte volverá a colonizar quizás las otras islas. Pero vamos a las plantas, que de eso queríamos hablar.
 
¿Conoces la maravillosa Moqueguirre hediondo (Senecio leucanthemifolius)?
 
Entre las varias especies de moqueguirre, éste es sin duda la más común en Fuerteventura. La podemos encontrar desde la misma costa hasta las montañas, aunque en la cumbre más alta, la de Jandía, es reemplazada por una especie relacionada, pero perenne y no anual. Es el moqueguirre de Bolle, que veremos luego.
 
El moqueguirre hediondo no es que huela mal, al menos, yo no lo he notado. Quizás, se le dio este nombre porque crece entre otros sitios en lugares con escombros, en bordes de caminos y otros lugares degradados por la acción humana. 
 
Un desprecio tal vez por parecer una planta vulgar, pero no solo está en estos sitios, sino que lo encontramos también en bordes de saladar, pastos en laderas de medianías y cauces de barranco. Es una planta halo-nitrófila, es decir, a la que le gusta lugares algo salinizados y con abundante nitrógeno. 
 
Mirándola bien, es una planta bastante bonita y bastante variable. Podemos encontrar diminutos ejemplares con hojas casi enteras y una sola flor, y otros grandes y ramificados, con un montón de flores. Por cierto, los Senecio anuales tienen unos parientes famosos y más bonitos aún, que son las cinerarias. Antes se integraban también a veces en el género Senecio, pero al ser arbustos leñosos y no plantas herbáceas se creó para ellas otro género: Pericallis
 
Estas plantas, algunas de las que se llaman en Canarias “flor de mayo”, son exclusivas de Canarias y Madeira, pero han dado la vuelta al mundo en forma de las cinerarias cultivadas, tan populares como plantas de maceta, con flores de varios colores. Una de las plantas ornamentales mundiales con ancestros totalmente canarios. Otras son por ejemplo las magarzas.